Te invitamos a participar y mantener activo el diálogo dentro de la comunidad.

La AsAE ha creado este foro con el objetivo de generar un espacio de intercambio entre miembros de la comunidad de ecólogos, estructurado en torno a regiones ecosistémicas, grupos de trabajos, disciplinas específicas o aproximaciones metodológicas. Los invitamos a participar de las líneas de debate vigentes y a proponer nuevas. Para poder hacer uso del foro es necesario registrarse e iniciar sesión como usuario.

(Es importante poner nuestros argumentos de una manera clara y respetuosa, evitar la ambigüedad, el sarcasmo o la ironía. Estructurar bien nuestras ideas nos ayudará a explicarnos mejor y que los demás entiendan nuestro punto de vista. El moderador se reserva el derecho de remover mensajes que no mantienen el hilo del tema propuesto y, de ser necesario, de bloquear a los miembros que no respeten las reglas básicas de respeto y buena conducta).

Kiri: Consideracion...
 

Kiri: Consideraciones necesarias sobre Paulownia tomentosa y su capacidad de mitigar el cambio climático  

  RSS

(@georgina-conti)
New Member
Registrado: hace 9 meses
Respuestas: 1
10/06/2019 6:11 pm  

El kiri está de moda y parece ser la solución mágica al cambio climático. Sin embargo, la información que circula al respecto está más basada en propaganda que en evidencia científica. ¿Es el kiri nuestro superhéroe salvador? Aquí discutimos algunas consideraciones necesarias para repensar acciones de mitigación efectivas y evaluar las consecuencias de su introducción.

 

Paulownia tomentosa o “kiri” es una especie que ha ganado especial notoriedad en los últimos años. Numerosos medios digitales del país promueven su forestación como medida para combatir el cambio climático, resaltando sus múltiples propiedades benéficas al punto de considerarlo un “superárbol”. Sin embargo, la “revolución del kiri”, parece consistir en una replicación de propaganda sin base científica y sin alusión a los potenciales perjuicios ambientales de su introducción. Este escenario nos hace cuestionar cuán ciertas son las maravillas que se le adjudican, particularmente en referencia a su capacidad de secuestrar carbono atmosférico, y discutir algunos aspectos importantes al evaluar acciones para mitigar el cambio climático.  

Nativo de China, el “kiri” ha sido históricamente valorado por sus propiedades medicinales, ornamentales y madereras. Dada su alta tasa de captación de carbono desde la atmósfera, se le adjudica un enorme potencial para “luchar” contra el cambio climático. Sin embargo, en términos de balance de carbono, altas tasas de captura sólo son posibles con altas tasas de pérdida. Es por ello que árboles de rápido crecimiento como el “kiri” poseen tejidos que se descomponen muy rápidamente, aumentando la actividad microbiana del suelo y, por lo tanto, la pérdida de carbono desde los reservorios más estables del ecosistema. De esta manera, corremos el riesgo de promover ecosistemas que terminen emitiendo más carbono que el capturado.

El servicio ecosistémico de “secuestro de carbono” no se basa solo en la capacidad de las plantas de captar carbono, sino también de acumularlo y conservarlo por el mayor tiempo posible. La característica básica de una especie cuya forestación esté pensada para secuestrar carbono, no debiera ser su tasa de captación sino su persistencia en el tiempo. Es mucho más rentable y efectivo secuestrar carbono a través de la regeneración y restauración de los bosques nativos que forestando con especies de crecimiento rápido manejadas con fines madereros, donde en cada evento de extracción parte del carbono acumulado es nuevamente liberado. Proteger y restaurar las reservas de carbono (i.e., los relictos de bosque nativo) no solo mitiga el cambio climático, sino que mejora el hábitat de otras especies, aumenta la fertilidad del suelo y su capacidad de regulación hídrica. Es decir, en términos de secuestro de carbono, los superárboles son muchos y ¡crecen naturalmente!

Si el fin real es el de mitigar los efectos del cambio climático, hay que considerar además que la habilidad de los ecosistemas naturales de compensar las emisiones antrópicas es limitada. Urge replantear los procesos productivos basados en combustibles fósiles y reemplazarlos por energías limpias más eficientes. Las acciones de mitigación deben ser integrales e incluir a los principales emisores de carbono.

Es imprescindible resaltar que el kiri es una especie invasora ya introducida en el país, donde la invasión por especies exóticas es una de las principales amenazas de la biodiversidad de nuestras áreas protegidas (las que efectivamente secuestran carbono), y que atentan contra la provisión de otros servicios ecosistémicos esenciales. Acciones de mitigación exitosas deben basarse en decisiones integrales basadas en conocimiento científico y trabajo coordinado desde distintos sectores y a distintas escalas, y no soluciones mágicas basadas en falsa propaganda.

Aquí adjuntamos algunos trabajos que pueden ser de utilidad en la discusión de esta problemática. ¡Sean bienvenidos sus aportes!

https://drive.google.com/drive/folders/1R1X5YW4dljiHMvpJHQ_meqoTPZuICKev?usp=sharing


Citar
Share: