En los ecosistemas de montaña, la distribución de la vegetación a lo largo del gradiente altitudinal fue tradicionalmente interpretada en términos de la temperatura decreciente desde la base hacia arriba; pero los fuegos pueden co-variar con el gradiente de altitud, también cumpliendo un papel importante. En las montañas del centro de la Argentina (500-2800 m s. n. m.), los fuegos son uno de los disturbios principales y pueden cumplir una función importante en modular la dinámica de la vegetación a lo largo de la altitud. Sin embargo, hasta ahora ningún estudio describió la incidencia del fuego a lo largo del gradiente altitudinal. Nosotros comparamos la incidencia del fuego entre cinco intervalos altitudinales usando una base de datos de fuegos espacialmente explícita, de 18 años, derivada de sensores remotos. Para cada intervalo, descartamos las áreas no combustibles y calculamos para cada año la incidencia del fuego como el porcentaje de área quemada. La incidencia de fuego mostró un patrón unimodal a lo largo del gradiente de altitud. Las incidencias más altas se registraron a altitudes intermedias, en los intervalos de 1301-1700 m y 901-1300 m, con 3.2% y 2.7% de incidencia anual, respectivamente. La incidencia de fuego más baja se registró en el intervalo inferior (500-900 m), con 1.3% quemado anualmente, en promedio. La mayor incidencia del fuego observada a altitudes intermedias es consistente con un aumento importante de la cobertura de pastizales por encima de los 900 m s. n. m., con una simultánea reducción en la extensión de bosques. Hacia mayores altitudes, la menor incidencia del fuego es consistente con la presencia de barreras impuestas por la topografía y por las áreas rocosas no combustibles, y con las condiciones más húmedas. La mayor incidencia de fuegos observada a altitudes intermedias puede estar limitando la expansión de bosques en dichas áreas. A mayores altitudes, la baja cobertura arbórea podría estar explicada por una combinación de fuegos y presión ganadera. Nuestro estudio es el primero que muestra cómo varía la incidencia del fuego a lo largo del gradiente completo de altitud, brindando una herramienta importante para entender la distribución de la vegetación y planificar estrategias de conservación y restauración.

Source: Ecología Austral