El Bajo Delta Bonaerense ha recibido un impacto antrópico fuerte desde el siglo XIX. En 2008, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación publicó una propuesta de Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible de la Región Delta del Paraná (PIECAS-DP). Entre sus cuatro objetivos centrales se propuso asegurar la participación de todos los actores involucrados. Atentos a esta propuesta, nos planteamos realizar encuestas a los pobladores del Bajo Delta del Paraná con el objetivo de obtener una primera aproximación a la percepción que tienen los habitantes del Delta acerca de diversas cuestiones vinculadas a la situación ambiental del lugar donde viven. Con este objetivo, realizamos 224 entrevistas a los pobladores, para lo cual abarcamos la mayor parte del Bajo Delta bonaerense. Encontramos que ~75% de los entrevistados consideró que hay 1) un decremento en la calidad del agua, 2) un aumento de la cantidad de basura que arrastran ríos y arroyos, y 3) un incremento en el tránsito de embarcaciones. Respecto a la caza y la pesca, los resultados indican que 70.3% de los encuestados afirmó pescar, mientras que 80.2% señaló que se caza; esto sugiere que ambas actividades son muy comunes en la región. Las entrevistas realizadas muestran que los pobladores del Bajo Delta Bonaerense perciben un deterioro de la situación del ambiente físico del Delta y que siguen dependiendo en gran medida del uso de la fauna, tanto a través de la caza como de la pesca.
Source: Ecología Austral